Los productores del sector porcino sabemos que las parideras para cerdas son elementos clave para la obtención de beneficios. España es el segundo productor de la Unión Europea y uno de los principales exportadores de carne y productos de cerdo. Para mantener esa privilegiada posición, obtenida tras muchos años de esfuerzo, solo cabe seguir aplicando junto a la experiencia los modernos sistemas de producción ganadera. Veamos en detalle las parideras.

Parideras para cerdas

Características de las parideras para cerdas

En todas las granjas en las que existen reproductoras el diseño de sus maternidades es un tema esencial para lograr el éxito económico y productivo. En dicho diseño influyen diferentes factores que van desde el número y tamaño de las de plazas, el suelo y las salas, la calefacción y la ventilación, etc.

La elección de la paridera actual tanto en granjas activas como en granjas nuevas consiste en decidir si se utilizan jaulas o se vuelve el alojamiento de las cerdas a los corrales como se hacía antaño durante décadas. En ambos casos, el factor que ayuda a decidirse es el índice de producción porque independientemente del método que empleemos el grado de bienestar animal es distinto y de ahí proviene el dilema.

Sea cual sea la decisión las instalaciones de los partos tienen que contar necesariamente con sistemas de protección antiaplastamiento para los lechones y que al unísono dispongan de suficiente espacio para poder ser amamantados sin dificultad alguna.

Ventajas de las jaulas de maternidad para cerdas

Hay profesionales del sector que no están a favor de las jaulas de gestación alegando falta de espacio para el animal, pero al hablar de sus ventajas tenemos que destacar aspectos importantes:

  • Es más fácil alimentar a los animales de manera individual pudiendo así controlar el sobrepeso y sus posibles consecuencias reproductivas.
  • Facilitan y reducen la mano de obra. Las jaulas permiten manejar a las cerdas gestantes con mayor facilidad y es mucho más sencillo llevar a cabo con ellas la inseminación artificial, la vacunación u otros procedimientos que impliquen inyecciones medicamentosas.
  • En las jaulas de maternidad para cerdas los signos de morbilidad se ven con claridad así como aquellas hembras que no quieren comer y las que tienen descargas vaginales.
  • Disminuyen las repeticiones o reabsorciones embrionarias y aquellos abortos producidos por accidentes y peleas. Hay también menor prevalencia de lesiones.
  • Y por si fuera poco, no hace falta tanto espacio por animal: en jaula de gestación se precisa aproximadamente 1.33 metros cuadrados contra los 1.89 metros cuadrados o inclusive tres metros que se emplean en corral.

Podemos concluir que las parideras para cerdas gestantes en jaula «desde el punto de vista fisiológico» no son más estresantes para los animales que el sistema de cerdas en grupo.


Ordenar por

3 artículos