En la industria de la porcicultura se requieren de materiales de primera calidad, duraderos y resistentes al desgaste. En Industrias Tanu ofrecemos una gran variedad de productos, entre los que se encuentran las rejillas para granjas porcinas. Estos elementos metálicos permiten una correcta separación de los cerdos y les genera un mayor confort, ya que nuestra máxima es facilitar tanto el manejo de los animales en el interior de la granja como el trabajo del granjero. Al ser productos de fabricación propia, podemos ofrecer mayores garantías y calidad en su fabricación.

La mejor opción: rejillas para granjas porcinas de hierro galvanizado

Estas rejillas para granjas porcinas se conocen como rejillas de fundido y están fabricadas en hierro galvanizado con varilla triangular a medida. Son muy adecuadas para colocar como como base del recinto donde se encuentren los animales. Poseen una alta resistencia y durabilidad, mayor que las hechas a partir de PVC, y disipan mucho mejor el calor que éstas, lo cual mejora el confort del animal. Además, su forma hace que los cerdos puedan incorporarse con mayor facilidad y no resbalen sus patas. A pesar de ser de hierro y no de acero, el galvanizado lo protege frente a la oxidación.

Su uso puede emplearse en todos los casos, pero es especialmente recomendable que las rejillas se coloquen debajo de las cerdas que acaban de dar a luz sean de hierro galvanizado y no de PVC. Esto mejora mucho el confort del animal y sus crías, y les ayuda mucho más a conservar el calor. Los cerdos recién nacidos son muy sensibles al calor porque no son capaces de generar la suficiente temperatura corporal por sí mismos, y con una rejilla de PVC pierden mucho calor corporal en contacto con el suelo.

Tamaños estandarizados

Ofrecemos dos tamaños distintos, de 60x60 y de 60x40 centímetros, aptas para distintas funciones y combinables entre sí, ya que son los formatos más habitualmente empleados en rejillas para granjas porcinas. Las hay sin huecos o ciegas. Estas últimas se suelen situar junto al dispensador de alimento para evitar que éste caiga y se desperdicie, pero no es conveniente colocar todo el suelo con este tipo de elementos. Es aconsejable intercalarlo con las rejillas abiertas para evitar que se acumule agua o desperdicios generados por el animal y porque de esta forma se logra una mejor ventilación y bienestar para ellos. Las rejillas ciegas también permiten lograr una mejor calefacción y aislamiento en invierno y son más sencillas de calentar para que los cerdos conserven mejor el calor.

En resumen, el empleo de rejillas para granjas porcinas es indispensable en el día a día de la industria de la porcicultura, y mejora en gran medida el manejo y cuidado del ganado porcino.


Ordenar por

0 artículos